HOME - NUTRICIÓN - LOS ADITIVOS ALIMENTARIOS - ¿DEBES TOMAR PROBIÓTICOS?


¿Debes tomar probióticos?

Actualmente, los probióticos están presentes en una gran cantidad de alimentos procesados: para el consumidor son bacterias beneficiosas que es necesario incorporar como sea. Y muchas veces paga una buena cantidad de dinero para comprar esos productos que las incluyen. Sin embargo, añadir probióticos en aquellos alimentos que no los contienen naturalmente no los hace más saludables o de mayor calidad.

Lo cierto es que solo en Estados Unidos, la venta de suplementos con bacterias poderosas superó en 2013 el billón de dólares. Para poder separar la realidad de los mitos, aquí trataremos varios ítems a tener en cuenta antes de comprar determinados productos o adquirir suplementos dietarios con probióticos.


  1. No están regulados como los medicamentos: los probióticos que se venden bajo la forma de suplementos dietarios no pasan por la aprobación de la Federación de Alimentos y Medicamentos. Por esa razón no cuentan con tests rigurosos de seguridad o efectividad tal como sucede con las drogas de farmacia. Por otra parte, la cantidad de microorganismos que deben presentar los alimentos o píldoras con probióticos tampoco está regulada.

    Si bien los fabricantes de suplementos no pueden declarar acciones específicas para el tratamiento de una enfermedad, sí pueden apuntar cláusulas vagas, como por ejemplo asegurar que un producto mejora la salud digestiva.

  2. Pueden provocar efectos secundarios: quienes empiezan a tomar suplementos con probióticos pueden experimentar gases o hinchazón. Los síntomas son leves y por lo general se van después de 2 o 3 días de consumir el suplemento.

  3. No todos se crean de la misma forma: generalmente los lácteos contienen más bacterias vivas que cualquier otro alimento. Lo mejor es elegir un yogur con cultivos vivos y activos, o ciertas clases de quesos bien estacionados como gouda, suizo o parmesano. También los pickles en salmuera, el miso y la carne de soya contienen probióticos. Estos alimentos aportan bacterias de manera natural.

    Además existen comidas con cultivos no cultivados o fermentados naturalmente, pero que pueden sustituir algunos microorganismos vivos, como por ejemplo, jugos enriquecidos, cereales y barritas. A pesar de que la mayor parte de los cultivos de las comidas son seguros, muchas veces se consumen alimentos con probióticos no activos, que no brindan demasiados aportes a la salud.

  4. No resultan seguros para todas las personas: ciertas personas deben evitar consumir probióticos, como por ejemplo, quienes tengan el sistema inmunológico debilitado, los pacientes de cáncer bajo tratamiento de quimioterapia, personas con órganos trasplantados y pacientes operados del intestino que hayan perdido parte del tracto por una enfermedad.

    Incluso los pacientes hospitalizados o con válvulas cardíacas anormales deben alejarse de los cultivos de las comidas o suplementos, pues podrían sufrir una infección.

  5. Tienen vida útil limitada: los microorganismos vivos duran una determinada cantidad de tiempo; así, quienes consumen cultivos deben hacerlo antes de que expiren, para obtener todos sus beneficios. Para evitar que las bacterias pierdan potencia es necesario conocer la fecha de fabricación de los alimentos y suplementos, leyendo las etiquetas del envase. Algunos requieren refrigeración o ser guardados en un lugar fresco y oscuro.

  6. Suelen ser caros: los probióticos están entre los suplementos dietarios más caros del mercado. Una dosis cuesta más de $1 dólar diario. Lo peor de todo es que un precio alto no necesariamente refleja alta calidad o un fabricante con buena reputación.

  7. La información de los envases no siempre es clara: a menudo, el porcentaje de cultivos en un alimento no está bien determinado. La información nutricional del envase debería detallar el género y la especie de la bacteria. Por otro lado, la cuenta de los microorganismos de una dosis se toma en colonias, que expresan billones de unidades.

    Debes elegir alimentos cuyos envases describan las instrucciones del uso y dosis apropiada, como así también el método de almacenamiento correcto. Los expertos recomiendan tomar los suplementos abriendo las cápsulas y diluyéndolas en un vaso de leche.

  8. Es necesario elegir el probiótico según las condiciones de salud personales: quienes estén buscando consumir cultivos para prevenir o tratar una deficiencia específica, deben consultar investigaciones especializadas que demuestren la incidencia positiva de tal o cual bacteria. Se recomienda emplear el producto y microorganismo apropiados, en la dosis y frecuencia indicadas.
Facebook   Twitter  Aumentar el tamaño de la letra Reducir el tamaño de la letra Añadir a favoritos Enviar a un amig@ Imprimir
Sobre El Autor

Dietas.net

Con www.dietas.net aprenderás a bajar de peso rápido y fácil. Todos nuestros artículos están orientados a recetas, ejercicios y consejos de nutrición. ¡Te encantarán!

Comentarios
Más Artículos

LA MIEL

POR Dietas.net

BESUGO AL HORNO

POR Dietas.net

ENSALADA CON FRUTAS

POR Dietas.net

Dieta Crash II

POR Dietas.net

Lo Más Leído

LA CURA DE UVAS

05/30/2007 | Dietas.net

DIETA ATKINS

05/30/2007 | Dietas.net

Dieta de emergencia

05/30/2007 | Dietas.net

DIETA DE LA ALCACHOFA

05/30/2007 | Dietas.net

El metabolismo y el peso

08/05/2010 | Dietas.net

Crema de aguacates y pepino

08/05/2010 | Dietas.net

DIETA DE LA MANZANA

05/30/2007 | Dietas.net

DIETA MONTIGNAC

05/30/2007 | Dietas.net

DIETA DE LA PASTA

05/30/2007 | Dietas.net

DIETA DE LA ZONA

05/30/2007 | Dietas.net

Publicidad

. .