HOME - EJERCICIO - EN FORMA - CONSEJOS PARA LOGRAR UNA BUENA SESIÓN DE YOGA


Consejos para lograr una buena sesión de yoga

Muchas personas piensan el yoga es solo para quienes tienen un cuerpo estilizado y ágil, que puedan enroscarse en posiciones extrañas. A pesar de que es una disciplina que goza de cada vez mayor popularidad, muchos se abstienen de probarlo porque piensan que no están preparados. Sin embargo, esto es absolutamente falso. El yoga es un tipo de entrenamiento que puede realizar cualquier persona, sin importar su edad, sexo o capacidad física.


  1. Habla con tu médico de cabecera antes de empezar tus clases, ya sea de yoga o de cualquier otra clase de ejercicios nuevos.

  2. Trata de encontrar un profesor que te guste. A veces, las clases grupales juntan a personas que tienen diferentes niveles de capacidad o estado físico. Quizás sea más acertado tomar clases particulares, que estén adaptadas a tus necesidades.

  3. Presta atención a tus reacciones. Si ves que ciertas posturas corporales te causan dolor, lo mejor será parar.

  4. No te compares con nadie. Las clases de yoga no están pensadas para competir: ¡no tienes que ser el más flexible de todos! Tampoco te sientas presionado por alcanzar el nivel de un profesional. Siempre habrá espacio para ti, sin importar tu capacidad.

  5. Elige un estilo de yoga que te guste. No todas las clases son iguales: algunas se enfocan más en trabajar la mente (por ejemplo, meditando) o la fuerza muscular. Hay muchos estilos distintos, solo tienes que encontrar el tuyo.

  6. Ve a tu propio ritmo. Ten en cuenta que siempre puedes modificar las posturas usando correas, cajones y otros elementos de trabajo. Pregúntale a tu instructor para hacer los cambios que sean más adecuados para ti. Eso sí, nunca te sobre-estires. 

Este deporte aporta gran cantidad de beneficios al cuerpo y la mente. Si todavía te falta un poco de motivación para decidirte a empezar tus clases de yoga, sigue leyendo. Te contaremos todas las ventajas que te ofrece la disciplina según los últimos datos aportados por los investigadores del Colegio Simmons, de Boston.

  • Aumenta la flexibilidad.
  • Enseña sobre el equilibrio corporal.
  • Incrementa la fuerza muscular.
  • Ayuda a controlar el peso.
  • Disminuye la presión arterial.
  • Alivia algunos síntomas de la menopausia, como los sofocos.
  • Reduce las molestias en sobrevivientes al cáncer de mama.
  • Baja el estrés.
  • Mejora el humor.

Pero esto no es todo. Incluso existen programas de yoga que han sido adaptados para aliviar los síntomas de enfermedades específicas, como el mal de Parkinson, la artritis y la esclerosis múltiple. Además, algunos hospitales ofrecen –como servicio adicional a las prácticas médicas habituales- clases de yoga para ayudar a sus pacientes a recuperarse de lesiones cerebrales y golpes.

Citamos el caso de Megan Dunne, una instructora de yoga de Chicago que trabaja con alumnos que han sufrido ciertas enfermedades o lesiones, en clases particulares. Asegura que en un gimnasio, mientras entrenamos, forzamos al cuerpo a ir siempre más allá; en cambio, el yoga alienta lo contrario. Las posturas abarcan el rango de movimientos que nuestro organismo está diseñado naturalmente para poder hacer.

Incluso existen personas que han practicado yoga mientras se encontraban bajo un tratamiento de quimioterapia. Por ejemplo, la presidente de las empresas Winediva en Chicago, Christine Blumer, se enteró en el año 2008 de que tenía cáncer de colon y por si fuera poco, la enfermedad ya estaba en estado avanzado. Mientras hacía quimioterapia, asistió a clases de yoga para poder controlar su mente y luchar con los pensamientos negativos relacionados con su cáncer.

Christine cuenta que muchas veces no podía hacer las posturas de manera perfecta. Sin embargo, continuó asistiendo a las clases porque amaba el yoga desde antes de su enfermedad. No le gustaba ir al gimnasio y era gorda; entonces probó esta disciplina y desde las primeras sesiones se sintió más alta y modelada. 

Christine también adora el yoga porque sabe que (a diferencia de lo que pasa en el gym) no es un escenario, sino que cada uno se concentra en sí mismo mientras hace los ejercicios. Está segura de que sus compañeros jamás pensaron que se veía ridícula haciendo posturas y doblándose aún con sus kilos de más. Ella ni siquiera es la única persona con sobrepeso que ha encontrado un desafío ideal en el yoga.

Por su parte, Megan García comenzó a practicar la disciplina en el Colegio Smith intimidada por ser la única persona gorda de la clase. Sin embargo se sobrepuso y no dejó de ir. Desde la primera clase notó que ganaba fuerza, se sentía mejor de ánimo y dormía más profundamente.  Ahora trabaja como modelo de tallas grandes e instructora de yoga certificada. Enseña en Nueva York y su especialidad es enseñar la disciplina a personas de cualquier peso y forma física.

Megan afirma que esta práctica la ayudó a sentirse bien con su propio cuerpo. Tomó conciencia de sus movimientos y su postura, y hoy disfruta de sensaciones tan sencillas como sentarse en el piso o poder girarse.

Si te estás preguntando si no es demasiado tarde para empezar a hacer yoga, te diremos rotundamente que no. La ganadora de la competencia River Yoga de Lahaska, Ann Banker, comenzó a tomar clases recién a los 42 años. Tenía sobrepeso y su madre sufría obesidad mórbida. No quería terminar como ella y sabía que debía hacer algo pronto. Sin embargo le tomó meses animarse a ir hasta el centro de yoga.

Pero una vez que comenzó, se enamoró de las clases. A pesar de que era la alumna más débil, continuó asistiendo; en los dos años siguientes, llegó a perder casi 16 kilos. Finalmente se convirtió en profesora de yoga.

Por otro lado, Matthew Sanford sufrió un accidente automovilístico que lo dejó inmóvil desde el pecho para abajo a los 13 años. Decidió hacer todo lo que tuviera a su alcance para estar mejor, como era su derecho. Así comenzó con una práctica que jamás lo discriminó, que lo hacía sentir bien y tomar conciencia de sus movimientos. Para Matthew, el yoga lo ayudó a estar más conectado con su cuerpo y con el mundo.

El día de su primera clase, salió de la silla de ruedas y separó sus piernas como haciendo una V. Cuenta que fue muy emocionante poder hacer ese movimiento, sentirlo e incluso llorar. Actualmente se desempeña como instructor de yoga en Minnessota. Además, a partir de su experiencia de vida escribió un libro: “Despertar: Una Memoria del Trauma y la Trascendencia”.

Facebook   Twitter  Aumentar el tamaño de la letra Reducir el tamaño de la letra Añadir a favoritos Enviar a un amig@ Imprimir
Sobre El Autor

Dietas.net

Con www.dietas.net aprenderás a bajar de peso rápido y fácil. Todos nuestros artículos están orientados a recetas, ejercicios y consejos de nutrición. ¡Te encantarán!

Comentarios
También Te Puede Interesar

¿Qué es la vigorexia?

02/04/2015 | Dietas.net

Algunos ejercicios que debes evitar

07/02/2014 | Dietas.net

Piernas

05/30/2007 | Dietas.net

Abdominales

05/30/2007 | Dietas.net

Lo Más Leído

LA CURA DE UVAS

05/30/2007 | Dietas.net

DIETA ATKINS

05/30/2007 | Dietas.net

Dieta de emergencia

05/30/2007 | Dietas.net

DIETA DE LA ALCACHOFA

05/30/2007 | Dietas.net

El metabolismo y el peso

08/05/2010 | Dietas.net

Crema de aguacates y pepino

08/05/2010 | Dietas.net

DIETA DE LA MANZANA

05/30/2007 | Dietas.net

DIETA MONTIGNAC

05/30/2007 | Dietas.net

DIETA DE LA PASTA

05/30/2007 | Dietas.net

DIETA DE LA ZONA

05/30/2007 | Dietas.net

Publicidad

. .